¿Cómo mejorar el sueño de mi bebé con solo 3 cambios?

Apr 14, 2021
mamas

¡Te cuento un secreto! Hay tres cambios bien sencillos que han logrado que muchos papás manejen con éxito los despertares nocturnos de su pequeño. Este es un método lleno de amor y me gustaría compartirlo contigo.

Durante el embarazo uno de tus mayores deseos es que nazca tu bebé y que esté saludable. Esta necesidad está presente para siempre en nuestra vida. Pero, luego de noches de insomnio se incorporan nuevas aspiraciones. Una de ellas, que la bendición de la casa duerma de corrido.

Te preguntas, ¿por qué no logro que concilie el sueño a pesar de mi esfuerzo? Mi primera respuesta es sencilla. No tiene que ver con tu esfuerzo, solo no tienes todas las herramientas para manejar esta situación. Dentro de segundos eso va a cambiar, no por arte de magia, sino por obra de tu constancia. Solo necesitas incorporar a tu rutina diaria estos tres cambios que te propongo.

 

 1. Establece horarios de sueño para tu pequeño

 

 

Duerme ahora que puedes, porque después, ni aunque quieras. ¡Aún me cuesta creer que eso se lo digan a las mamás embarazadas una y otra vez! Por supuesto que te pido rechazar esta sentencia, pues si bien hay buena intención en esa recomendación, no coincido con su punto de vista. Tampoco se trata de dejar a tu bebé llorar hasta que se rinda.

Para lograr noches de armonía en casa debes conocer los horarios de sueño de tu bebé según su edad. Es recomendable que cada noche acuestes a tu hijo entre las 19:00 y 20:00 horas. En este horario encuentras condiciones fisiológicas favorables para que tu pequeño se quede dormido.

Tal vez hayas escuchado, “El día es el complemento perfecto de la noche”. Parecen palabras de un sabio. En cuestiones de sueño se traduce así: respeta sus siestas pues pueden ayudarte a que no llegue sobre cansado a la noche. Esto sería fatal para que concilie el sueño.

Durante el día aprovecha su vigilia para hablarle, cantarle, acariciarle y mirarle a los ojos.

Disfruta esta relación cercana siempre que puedas.

 

2. Practica este ritual de sueño que cambiará positivamente el momento de dormir

 

 

El sueño, como toda conducta humana, se puede modificar. Aunque la transición vigilia-sueño es sobre todo una cuestión biológica, los aspectos del medio influyen. Por ello, pon manos a la obra y crea estos hábitos en tu pequeño antes de acostarlo:

  • Despídete, junto con él, de todos sus juguetes.
  • Cambia su pañal.
  • Apaga la luz o mantén una iluminación tenue.
  • Asegúrate de que la habitación está fresca (alrededor de los 20ºC).
  • Canta una canción de sueño.
  • Acuéstalo en su cuna adormilado. Evita que se duerma totalmente en tus brazos.

Si haces esto cada noche tu pequeño aprenderá que es hora de dormir, que mami lo ama y que su lugar favorito en ese momento es la camita.

 

3. Maneja los despertares nocturnos de esta forma

 

 

Durante los primeros meses es normal que tu bebé se despierte constantemente por la noche. Pero a medida que va creciendo, se espera que reduzca estos despertares. Sin embargo, muchas veces no es así, y ¿Qué haces tú cuando esto sucede? Lo sé, haces lo mejor que sabes desde tu infinito sentido de protección por tu pequeño.

Pero, ¿es precisamente eso lo que él necesita? Tu “ser racional” comienza una lucha con tu “yo emocional”. Déjame realizar una intervención, siempre respetando tu estilo de crianza. Puedes lograr que tu bebé duerma de corrido, al mismo tiempo ser una madre amorosa y capaz de educarlo.

El secreto es uno solo: Ir reduciendo tu nivel de intervención cada vez que se despierta en la noche. Te explico, no enciendas la luz, consuélalo con caricias y frases cariñosas. Puedes cargarlo, abrazarlo, y besarlo. Si es mayor a un año, busca un peluche que sea su compañero. Todo esto pasito a pasito, hasta que no sea necesario sacarlo de la cuna en medio de la madrugada y puedas extender las tomas nocturnas.

Tu obligación como madre no es la de dormir a tu bebé. Sé que esto suena raro a tus oídos, pero tu deber es facilitarle que sea él quien concilie el sueño. ¡Enséñale con ternura, ese es tu mayor gesto de amor!

 

¡Abrazo grande, Mombie!

 

Se acabaron los despertares nocturnos, las noches en vela, y las mañanas agotadoras que no benefician a nadie. 

Curso Online Happy Sleep

Aprende la metodología probada para ayudar a tu bebé a dormir toda la noche.

Más Información