4 Tips para lograr una mejor rutina de sueño

Apr 28, 2021
rutina de sueño

Es hora de un café con tus amigas para ponerte al día. Luego tomas un baño relajante, con esas sales de baño que tanto te gustan y agregas un incienso de lavanda. Nadie interrumpe de forma agitada tu momento de relajación, ¡eso es raro! ¿Dónde está tu bebé? Pues está allí, en su camita disfrutando de un sueño reparador, ya aprendió a dormir de corrido.

Si hoy esta es tu realidad es porque dominas los secretos de una rutina de sueño infantil exitosa. En poco tiempo tu bebé aprendió a dormir gracias a tu constancia, requirió de toda tu paciencia, pero valió la pena. Volviste a ser la mujer que eras antes y la mamá que siempre habías soñado. Alguien dijo que eso era imposible y mírate, estás rompiendo todos los mitos.

 

¿Qué es una rutina de sueño infantil?

 

 

 

Cuando tu bebé era un recién nacido, es posible que no conociera la diferencia entre el día y la noche. Él se alimentaba y dormía en ciclos cortos.

Mientras pasaron los meses aumentó su capacidad de distinguir los horarios y sus ciclos de sueño se hicieron más largos. No obstante, esto por sí solo muchas veces no es suficiente para que tu chiquito aprenda a dormir. En cambio, es necesario establecer una rutina de sueño.

Pero, si esta hoy no es tu realidad, acompáñame hasta el final y te muestro qué debes hacer para lograrlo. ¡Tus próximas semanas pueden ser mejor!

La rutina de sueño infantil la integran actividades relajantes previas a la hora de dormir. Estas preparan a tu pequeño para avanzar a su ritmo y con cariño, desde la somnolencia hasta el sueño profundo. Esto aplica para las siestas y para el sueño nocturno.

Conciliar el sueño es un proceso por el que tu bebé transita lentamente. Si cada día sigues los mismos pasos para lograr que tu pequeño se duerma, él asociará estas actividades a la hora de dormir. Si conoces cuántas horas de sueño son las saludables para tu bebé y realizas una buena rutina antes de dormirlo, puedes ayudar a que tu tesorito crezca feliz.
 
 

¿Cómo lograr una rutina de sueño infantil exitosa?

 

 

 
 
Las rutinas son imprescindibles para que tu bebé aprenda a conciliar el sueño por sí solo. Si sigues estos tips puedes conseguir que este proceso transcurra con cariño. Estas claves que te regalo garantizan que este momento fortalezca el apego entre ustedes.
 

1. Inicia siempre a la misma hora.

Aunque la hora ideal para que tu bebé se duerma está entre las 19:00 y 20:00 horas, esto lleva un proceso de ajuste que te enseño aquí. No obstante, si aún no consigues que se duerma a la hora indicada, observa el horario en que lo hace.
 
2. Fija una hora dentro de su rango de sueño.
 
Por ejemplo, si sabes que comienza a bostezar, se pone intranquilo indicando que tiene sueño siempre sobre las 21:00 h, entonces comienza antes su rutina de sueño, para que a las 20:30 esté acostado. Es decir, 30 minutos ANTES de que veas todos esos signos de sueño.
 
3. Sigue el mismo orden de actividades.
 
Cada actividad que realizas previa a la hora en que tu bebé se duerme debe indicarle que es tiempo de cerrar los ojitos y descansar. Tu pequeño lo interpretará así. Por lo tanto, si alteras su orden puedes desorientarlo y conseguir el efecto contrario al que queremos. Una vez que escoges la rutina que más se ajusta a tu pequeño y a ti, verás que es un hábito que ambos siguen con total naturalidad.
 
4. Selecciona actividades relajantes.
 
Recuerda que tu objetivo es que la bendición de la casa aprenda a dormir. En ese caso, deja las actividades estimulantes de juego y risas para antes de iniciar. Ahora se trata de lograr que sienta tu ternura, se relaje, y, a dormir.
Para ello puedes seleccionar actividades dentro de esta lista:
  •  Darle de cenar o la última toma.
  • Despedirse juntos de los juguetes.

  • Cambiar su pañal.

  • Bañarlo.

  • Regalarle un masaje relajante.

  • Cantarle una canción.

  • Leerle una historia.

Eso sí, recuerda que no te debe faltar acostarlo adormilado, pero no dormido profundamente.

5. Ve hacia una sola dirección.
 
Ninguna rutina es efectiva si se extiende demasiado. Si esto pasa comienzas a aburrirlo, se siente más cansado y rompe en llanto. ¡Esto no es lo planeado! Por tanto, con cada actividad asegúrate que tu pequeño va aumentando su somnolencia. Si no es así debes reevaluar tu plan.
Sé constante, ten consistencia y entrena tu paciencia. Verás que no tienes por qué renunciar a tus momentos de relajación.
 
 
¡Abrazo grande, Mombie!
 
 

Se acabaron los despertares nocturnos, las noches en vela, y las mañanas agotadoras que no benefician a nadie. 

Curso Online Happy Sleep

Aprende la metodología probada para ayudar a tu bebé a dormir toda la noche.

Más Información