Malos hábitos en el sueño infantil vs. ansiedad por separación ¿Cómo saber cuando es uno u otro?

Jun 09, 2021
ansiedad por separación
¿Cómo distinguir si son malos hábitos en el sueño infantil o ansiedad por separación? Primero te enseño a identificarlos y luego la estrategia a utilizar en caso de uno u otro.
 
El sueño infantil es un proceso complejo, pero no imposible de dominar. Si esta es tu tarea pendiente hoy te ayudaré a distinguir entre cuando duerme mal debido a malos hábitos y cuando debido a ansiedad por separación. Los malos hábitos de sueño pueden provocar problemas en el crecimiento de tu bebé. También, un desarrollo psicosocial limitado. Por otra parte, estudios recientes comprueban que los malos patrones de sueño pueden provocar riesgo de obesidad. Con tu intervención todos estos problemas son evitables. ¡Pongámonos en acción!
 

¿Cuáles son los malos hábitos en el sueño infantil?

 

 

El sueño infantil tiene pautas muy claras a seguir. Estas comienzan desde que nace tu bebé. Un error muy común entre las mamás es ignorar las reglas para un sueño infantil de calidad. Tu mayor virtud es la voluntad para aprender siempre cómo hacerlo mejor. Vamos a comenzar juntas a eliminar cada uno de los hábitos negativos de sueño de tu pequeño. Para ello te regalo una mini guía con los 12 malos hábitos más comunes en el sueño infantil.
 

Mini guía de malos hábitos de sueño infantil

 

1. Dejar dormir a los recién nacidos más de 4 horas seguidas. Tu pequeño aún no sincroniza sus estados de sueño y vigilia en sus primeras semanas de vida y esto puede promover el sueño invertido.

 
2. No establecer horarios definidos de siesta después de los 4-6 meses de edad.
 
3. Hora de ir a dormir variable según los deseos del pequeño.
 
4. Tener la tele encendida en el momento de conciliar el sueño.
 
5. Actividades estimulantes antes de dormir, por ejemplo, juegos que lo activan.
 
6. No seguir una rutina de sueño. 
 
7. Mantener la luz muy brillante encendida en la habitación.
 
8. Hablar en voz alta mientras se duerme tu pequeño.
 
9. Poner a tu chiquito dormido en la cuna.
 
10. Dormir a los bebés con un biberón o pecho.
 
11. Sacarlo de la cuna al mínimo sonido cuando se despierta en la noche.
 
12. Arrullarlo hasta que se duerma.
 
¿Son algunos de estos malos hábitos la razón por la que a tu bebé se le dificulta el sueño? o ¿Es posible que algo más esté pasando?
 

¿Qué es la ansiedad por separación?

 

 

A grandes rasgos, cada vez que tú te separas de tu bebé durante el día, ella rompe en llanto. ¡No tiene consuelo! No permite que nadie más la cargue y no le gusta que salgas de su vista por ningún motivo. Este comportamiento no nada más lo ves durante la noche, sino también durante el día.
 
Lo que estás viviendo se llama ansiedad por separación. Aunque varía de un bebé a otro, es algo normal. Esto se manifiesta generalmente a partir de los 8 meses, aunque puede observarse incluso antes.
 
Esto te sucede cuando te vas al trabajo, necesitas ir al súper y dejarlo con papá, o cuando es la hora de dormir.
 

¿Cómo distinguir cuando tu bebé duerme mal por uno u otro?

 

 

Duerme mal debido a ansiedad por separación, cuando: Este comportamiento lo ves durante la noche y durante el día, y además, es muy marcado e intenso.
 
Duerme mal debido a que tiene malos hábitos de sueño, cuando: Durante la noche requiere de tu asistencia para dormirse. Es decir, requiere que le arrulles, le des leche o le hagas compañía hasta dormirse, PERO durante el día le ves tranquilo y no muestra ansiedad significativa cuando está lejos de ti. El que a veces llore porque no le gustó que lo bajaras un momento, no significa que tenga ansiedad por separación.
 
¿Qué hacer si ya identificaste que tiene ansiedad por separación?  
Ayúdalo primero con estos 5 consejos para gestionarla.
 

5 Consejos para gestionar ansiedad por separación

 

 

Mantén siempre la misma rutina para que tu pequeño sepa qué esperar. Esto le aporta seguridad. Evita los factores inesperados tanto como puedas.
 
✔ En la separación bríndale toda tu atención, amor y mucho afecto, pero sé firme en tus acciones.
 
Cumple tus promesas. Si le dijiste que terminando de mandar ese correo le cargarías, hazlo.
 
Platícale lo que va a pasar. Aunque son pequeños, los bebés entienden más de lo que creemos. Explícale siempre con palabras sencillas lo que puede esperar.
 
Jueguen peek a boo. Ese juego en donde te ocultas detrás de tus manos por segundos y luego apareces. Además a los bebés y a los no tan bebés les encanta.
 
Una vez que hayas observado una normalización en su comportamiento, entonces puedes emplear la Escalera Happy Nights con la que tendrás las herramientas necesarias para mejorar sus hábitos de sueño.
 
 
 
 
Para que pueda rendirse al sueño, al inicio, seguro necesitará un alto nivel de ayuda. Esto implica que lo cargues y lo acaricies con mimos y abrazos. A medida que pasan los días puedes probar y colocarlo directo en la cuna mientras te sientas junto a él. Con tu presencia cercana le será suficiente. Durante seis días vas avanzando en brindarle menos ayuda. Cada día necesitará menos de ti para dormirse.
 
Si quieres tener toda la estrategia completa, da clic aquí.
 
Suscríbete a mi Newsletter y no te pierdas ni una sola novedad acerca de cómo mejorar el sueño infantil en casa.
 
¡Un abrazo, Mombie!
 
 
 

Se acabaron los despertares nocturnos, las noches en vela, y las mañanas agotadoras que no benefician a nadie. 

Curso Online Happy Sleep

Aprende la metodología probada para ayudar a tu bebé a dormir toda la noche.

Más Información