¡Dormir mal no debería ser normal mamá! Es tiempo de un cambio

Sep 10, 2021
Dormir

Dormir mal no debería ser sinónimo de maternidad. Pero, entre las cosas que supones que sabes acerca de ser madre está que tu pequeño te robará muchas horas de sueño. Al inicio esto no es una cuestión que te preocupe, no hay nada que pueda opacar tu felicidad . Pasan los días, meses, y te das cuenta que no aguantas un año. Tú necesitas dormir bien.

Es hora de romper ese estereotipo de madre ojerosa y cansada. Para ello vamos a profundizar juntas en las posibles causas de tu problema. Si estás dispuesta a solucionarlo estaré aquí para ti.

 

¿Tienes malos hábitos de sueño?

 

 

¿Cómo es posible que tu bebé a partir de los 6 meses como promedio duerma entre 12-14 horas entre siestas y noches y tú andes caminando con cara del cadáver de la novia? Dormir menos de 6 horas en una noche es una privación aguda del sueño. Si eres de las que se sienten orgullosas por su resistencia, tomate unos 3 minutos y revisa este listado de posibles consecuencias para tu salud.

A mí la cuenta no me da, ¿y a ti? Si tu bebé entre los 3 y 6 meses es capaz de dormir más horas de corrido, por qué tú estás durmiendo menos y peor. ¿Qué es lo que está pasando aquí?

La respuesta es muy sencilla, tú y tu pequeño tienen malos hábitos de sueño. Los problemas de sueño infantil son muy comunes. Más del 85 % de los padres en algún momento de sus vidas han tenido que experimentarlos. No obstante, que sea un asunto generalizado no implica que lo asumas como normal.  

Si pretendes dejar que tu bebé se acueste cuando él lo desee, esto no va a funcionar. Si te dedicas a hacer todas tus labores mientras él duerme, no vamos bien. Sé que la teoría puede sonar muy fácil. Pero, la práctica tampoco es imposible. Para lograr un sueño de calidad es necesario que inicies un cambio en tu vida.

 

Dormir bien debería estar entre tus prioridades

 

 

Sé que entiendes la importancia de dormir. Se trata de la salud y el crecimiento de tu pequeño. Además, de tu bienestar físico y emocional. Pero una cosa es saber qué es lo que está bien y otra muy diferente es tener la voluntad para alcanzarla.

En tal sentido, lograr un sueño de calidad debe subir al inicio de tu lista de prioridades. Y esto no sucederá solo con tu voluntad, aunque ese es el principio de todo.  Además, necesitas invertir tiempo en establecer hábitos que garanticen la conciliación del sueño en adultos y pequeños.

 

¿Cómo puedes reeducar los hábitos de sueño en tu bebé?

 

 

  • Crea una rutina alrededor de la acción de acostarse. Esta situación no se propicia, necesariamente, para que tu bebé se duerma, sino para que él asocie dormirse con un momento placentero.
  • Debes colocarlo en su cuna antes de que se duerma.
  • Si llora, debes consolarlo y confortarlo, pero poco a poco ir disminuyendo la ayuda hasta que consiga conciliar el sueño de forma autónoma.

Las rutinas de sueño infantil permiten a tu bebé entender que es hora de dormir. Les enseña que pueden lograr el sueño solo y que mami siempre estará cerca para apoyarlo. Estos hábitos de sueño permiten que tu pequeño se despierte en la noche y logre volver a dormirse solo.

De acuerdo con varios estudios publicados por la Academia Española de Pediatría, los chiquitos que logran dormirse solos tienen mejor autoestima, son menos irritables y tienen una mejor relación con sus padres.

 

¿Cómo mejorar tu sueño si eres madre?

 

 

Ahora llegó tu turno. Si tu bebé comienza a dormir mejor es posible que puedas borrar esas ojeras de tu rostro de manera definitiva. Para ello, es necesario que ajustes, también, tus rutinas de sueño. 

 

1. Olvida las pantallas en la cama

La melatonina se segrega en la oscuridad. Esta es una de las hormonas que intervienen en la inducción del sueño. Mientras te expones a las luces brillantes, como las de la TV, tu teléfono, etc., se bloquea su secreción y no tendrás sueño. Por tanto, la cama no es lugar para terminar lo que te quedó pendiente del trabajo. Tampoco es el mejor momento para ponerte al día con lo que le pasó a tu amiga. La hora de dormir no es solo para tu pequeño, tú también debes respetarla.

 

2. Disfruta de un cuento, puede ser terapéutico

Dentro de la rutina de sueño infantil es muy recomendable la lectura de un cuento antes de dormir. Lo que no siempre te contaron que esto también resulta positivo para ti. La lectura ayuda al cerebro a concentrarse. Además, favorece el proceso mediante el cual termina cediendo al sueño. Durante este momento toda tu atención se centra en tu pequeño, alejas de tu mente las preocupaciones cotidianas y logras liberar el estrés. Por tanto, leer antes de dormir representa una actividad que te ayuda a desconectar.

 

3. Establece un horario fijo para dormir

A tus días les faltan hora ya lo sé. Pero la solución no puede ser quitárselas a tu descanso. Eso es inviolable. Ajusta tus planes y proponte como meta acostarte siempre a la misma hora. De otra forma se hace casi imposible conseguir un descanso de calidad.

 

4. Comparte turnos con tu pareja

Lograr que tu pequeño se ajuste a la rutina de sueño infantil puede llevar días. Por ello te digo, esta es tarea de dos. Pídele a papá que también se haga cargo. De esta forma ambos podrán dormir horas ininterrumpidas. Al mismo tiempo la calidad de tu sueño aumentará. Esto sucede porque estás confiada de que tu bebé está en buenas manos y no estarás todo el tiempo alerta, aunque no esté sucediendo nada.

 

5. Evita tomar acción cuando ya es bastante tarde

Dormir poco y mal de manera sistemática te afecta de forma irreversible. Por tanto, no esperes a cambiar tus rutinas justo cuando sientas que no puedes más. En ese punto todo te será más difícil. Tu bebé tendrá afianzado los malos hábitos y tú tendrás menos energía para revertirlos. Por tanto, comienza a tiempo.

Si tu bebé y tú no duermen las horas recomendadas, empieza tu proceso de cambio ahora.

Vamos a romper este mito juntas: mal dormir no es sinónimo de buena madre.

Coméntame qué te detiene y te ayudo a derribar esas barreras.

 

¡Un abrazo, Mombie!

 

 

Se acabaron los despertares nocturnos, las noches en vela, y las mañanas agotadoras que no benefician a nadie. 

Curso Online Happy Sleep

Aprende la metodología probada para ayudar a tu bebé a dormir toda la noche.

Más Información